Mari Carmen Jorquera Castelo

Esta soy yo


1 comentario

estamos?

La vida a veces se vuelve gris, nublada y aunque no se ponga a llover se queda tapada de por días, semanas, meses. El cansancio, el aburrimiento y la desidia te intentan anclar los pies al suelo de la desesperación, pero de una manera inexplicable, sigues adelante. Miras hacia atrás y no tienes claro que extraña fuerza que empuja y te hace avanzar. Parece que la inercia te tendría que hundir en el suelo, convertirte en polvo y difuminarte en la nada, pero algo inexplicable te lleva hacia adelante.

Y un día, una de las muchas puertas a las que llamas todos los días, simplemente se abre. No podría decir cómo ni porque, pero antes de llamar a la puerta ya intuía que ese día, por fin, una puerta se iba a abrir para mí. Y simplemente pasa. Alguien desconocido te dice que eres la persona que estaba buscando y bueno, evidentemente si en algún aspecto no lo soy, ya me cuidaré yo de conseguir serlo o intentarlo con toda mi energía. Por fin las variables no son ni mi edad ni la burocracia, ¡BIEN! Y bueno aquí estoy, emocionada, meses después, de poder demostrar día a día lo que se hacer, agradecida por la confianza que ha depositado en mí una persona hasta entonces desconocida por completo y sobretodo satisfecha de poder garantizar un futuro mejor a mis hijas.

Desde esta perspectiva veo mejor lo que ha pasado y ya sé que fue lo que me permitió seguir adelante cuando ya no tenía fuerzas. Ahora si cierro los ojos e intento recordar, no veo nada gris, ni nubes, aunque sé que estaban. Veo una familia de cuento de hadas que me hacía sentir fundamental cuando en realidad me estaban cubriendo todas mis necesidades primarias. Veo unos amigos increíbles de todos los colores políticos y de todas condiciones sociales que nunca dudaron que encontraría trabajo de nuevo, que me apoyaron, me hicieron reír y me aportaron mil ideas de supervivencia que podía desarrollar y nunca hubiera imaginado por mí misma. Veo conocidos, que ahora ya son más que eso, que me hicieron sentir grande cuando yo me veía muy pequeña.

Solo un deseo, espero que todos los que me habéis impulsado hacia adelante seáis conscientes de lo importantes que sois para mí y contéis conmigo si me necesitáis. No quiero ver sufrir ni a uno solo de vosotros, estamos? Que me sale la vena de madre estricta y os castigo a hacer copias!!! Y no es broma!!!

Y un agradecimiento especial a Lara, por ver en mi lo que yo casi no recordaba que tenía.

Como decía mi madre, de bien nacido es ser agradecido así que GRACIAS a todos.

El sol siempre esta por encima de las nubes. O soplamos las nubes o subimos mas alto.

El sol siempre esta por encima de las nubes. O soplamos las nubes o subimos mas alto.

Anuncios


4 comentarios

Por favor, acompañadme en el sentimiento

Tengo 43 años y empecé a trabajar cotizando a los 17. No pude estudiar porque las becas eran solo para alumnos de sobresaliente y matrícula o bien para los hijos de banqueros. Siempre he combinado el trabajo con mi reciclaje a través de cursillos a los que muchos compañeros solo asistían el tiempo necesario para firmar la hoja de registro. A partir de los 30 compaginé mis estudios de empresariales con ejercer de jefe de contabilidad, adjunta de dirección, encargada de administración o simplemente como administrativa contable. Todo ello me ha servido para acumular cartas de recomendación y un currículo tan denso que nadie se lo lee entero.

Fuera del aspecto laboral me tocó vivir la época en que los bancos no te concedían más del 70 % del valor REAL del piso y los alquileres eran carísimos porque había muchísima demanda y listas de espera. Por aquel entonces no habían ayudas al alquiler y tampoco me tocó el famoso cheque de 2.500 € por el nacimiento de ninguna de mis dos hijas. Para conseguir plaza en la guardería municipal tenias que dormir en la puerta la noche antes y tampoco era seguro que la consiguieras. Tampoco existía la ley de la dependencia durante los 18 años que mi madre agonizó victima de una rara enfermedad muy invalidante. No acostumbramos a hacer vacaciones, no tenemos muebles de diseño y aprovechamos muebles y ropa que nos pasan los conocidos.

Pero a pesar de eso, sobreviví con dignidad, trabajando duro y cambiando de trabajo cuando las condiciones familiares lo requerían, sin perjudicar nunca a ninguna empresa ni con absentismo, ni pidiendo reducciones ni compactaciones de jornada. Siempre que pedí un día libre, antes había regalado dos días a la empresa para que no me lo pudieran negar. Pero a pesar de eso, este año 2012, por primera vez en mi vida, no tengo nada que celebrar en este primero de mayo, porque no tengo trabajo.

Por lo tanto, hoy os pido que en el día del trabajo me acompañéis en el sentimiento. En el sentimiento de tener que oír que Europa nos diga que los españoles no somos productivos y no nos reciclamos. RETO a cualquiera de las personas que me conocen a que si una sola de ellas me considera improductiva, poco versátil o que no me actualizo, me acuse directamente de ello de manera personal y no escondido detrás de la etiqueta de Europa.

No somos incultos incompetentes los que estamos este primero de mayo sin trabajo. Somos personas responsables a las que nadie ha ayudado, que acabamos la carrera con alguna matricula de honor. Llevamos ya varias crisis a nuestras espaldas y estamos hartos de salir a la calle para que siempre se beneficien los mismos. No me voy a manifestar en contra de la reforma laboral cuando mi propio partido político me engañó durante los 5 años que trabajé para ellos bajo la normativa anterior. Me sentí mucho mas segura y valorada trabajando en Andorra, donde los contratos son de palabra, el despido es libre y si te quedas sin trabajo te expulsan del país. No creo en el sistema sobre proteccionista al que nos ha llevado la mal gestionada sociedad del bienestar. Saldré a la calle cuando alguna opción política ofrezca equiparar las condiciones laborales de TODOS los españoles. Cuando los jóvenes tengan claro que tienen que empezar desde abajo. Cuando las pensiones de los políticos y directivos se calculen igual que las demás y cuando los futbolistas no disfruten de ventajas fiscales mientras cobran por hacer anuncios para que hagamos donativos a asociaciones benéficas.

Hoy, en el día del trabajo, acompañadme en el sentimiento porque los 3.000 € que ahorré para la matricula de la universidad de mi hija, se los lleva hacienda. Y se los lleva porque no compré un piso con vistas, sino un apartamento sin sol, ni trastero, ni garaje y por lo tanto hace poco acabé la hipoteca. Porque he trabajado duro para no deber nada a nadie. Porque no me he atrevido a hacer reformas en mi residencia habitual cuando se aproxima la edad universitaria de mis hijas. Por ser prudente y previsora hoy, día del trabajo, debo pagar a hacienda todos mis ahorros, aun estando en el paro.

Por favor, hoy, día del trabajo, acompañadme en el sentimiento.


Deja un comentario

Gracias a vosotros, encantada de cumplir los 41

Durante los 39, pensé en como podría celebrar los 40. Pero en el momento que los cumplí, la situación personal de mis mejores amigas no era la mejor para andar con celebraciones. Entonces me entregaron junto a un precioso y útil regalo un vale para una sesión de masaje que disfrutaría cuando sus circunstancias personales fueran las adecuadas para celebrarlo. Por diferentes circunstancias esa celebración nunca se pudo hacer. Pero si pude celebrar los 40 con antiguos compañeros del instituto de Andorra en el que estudié, y con la mayoría de la generación del 69 de La Seu d’Urgell (75 personas). Dos magnificas fiestas tanto por la calidad como por la cantidad de emociones. También en este año he recuperado el contacto con personas muy importantes en mi adolescencia de las que había perdido el rastro. En este año he continuado con el sueño de mi abuelo de encontrar Jorquera del otro lado del Atlántico, en gran parte a través del facebook. He retomado la escritura, la pintura y he vuelto a vender unas cuantas obras de arte. Todo esto estudiando en la UOC, trabajando y aportando todo lo que puedo a mi familia y amigos. No siempre es tanto como yo querría, pero creo que a ellos ya les es suficiente, pues sin preparar nada, sin hacer ninguna cena ni invitarlos a nada especial, ha sido de las mejores celebraciones de mi cumpleaños de las que recuerdo en mi vida, al menos desde que falta mi madre. No he soplado las velas de una tarta porque siendo intolerante al trigo es un poco complicado encontrar una tarta de la que pueda comer, pero creo que tampoco quiero pedir nada mas. Os tengo a vosotros, amigos, conocidos y dignos rivales ideológicos que de una manera u otra estimuláis mi existencia. Gracias por estar ahí y por pensar en mi, aunque alguna vez sea para maldecirme, hoy me habéis demostrado que os importo lo suficiente como para invertir vuestro tiempo en felicitarme.

Lo que me sale del corazon es hacer una reverencia, quitarme el sombrero y agradeceros sinceramente vuestras felicitaciones.

Gracias por hacer que mi vida siga transcurriendo por el camino de la felicidad.


Deja un comentario

RASGUÑOS Y BRECHAS

A veces vas por la calle y te tropiezas y empujas sin querer a quien va a tu lado. Y va y se da un golpe. Si se lleva un rasguño se lo puedes curar con alcohol. Pero si se abre una brecha igual necesita anestesia y puntos. Si con toda la buena intención de ayudar pones alcohol en la brecha, lejos de ayudar, aumentas el dolor mil veces, y no ayudas a que se cure bien la herida.

Ahora cambia:

Calle por Vida
Rasguño por Disgusto
Alcohol por Cariño
Brecha por Desengaño
Anestesia por Tiempo
Puntos por Recuperar su autoestima

Moraleja: Si yendo por la calle, provocas una brecha a alguien sin querer, espérate a que haga efecto la anestesia antes de aplicar alcohol.


Deja un comentario

40. Ya ves! 40!

Y bueno, parece ser que en las cifras redondas de cumpleaños toca hacer balance. Si te has separado demasiado de lo que querías haber hecho, tienes dos opciones. Si el camino es peor coges una crisis de identidad. Si el camino es mejor te toca hacerte creyente o pensar que alguien desde el mas allá esta moviendo sus hilos a tu favor.

La crisis de identidad todos sabemos lo que conlleva. Te ahogas en tu miseria, intentas culpar a los que están a tu alrededor de lo que no has hecho y ya de paso los destrozas haciéndoles notar que son poco para ti. Que no quiere decir que tu lo valores así, pero a fin de cuentas si esperabas tener una vida mejor, pues la conclusión es esa.

Si los sueños que tenias de adolescente eran mas realistas que oníricos, es posible que tu vida este siendo mejor de lo que nunca hubieras soñado. Ese es mi caso. Uno de mis sueños era ser madre de 2 hijos (o hijas) antes de los 30 y lo hice. También quería estudiar una carrera después de ser madre y también lo estoy haciendo (a paso de tortuga, pero lo hago). Quería no deber nunca dinero a nadie y bueno, eso parece que se va a solucionar pronto, porque este año acabaremos de pagar la hipoteca (si no falla nada). Buscar Jorqueras en America como soñaba el yayo Tomás también lo estoy haciendo. Me falta estudiar música, que lo dejo para cuando este jubilada, y poder hacer palomitas dulces a mis nietos cosa que no corre prisa tampoco.

Pero en mi balance hay mucho superávit. El vehiculo de mi vida viene con mas extras de los que venían en el catalogo. Me siento muy querida. Mi marido y mis hijas son mucho mejores de lo que nunca podría haber imaginado; mucho mejores que yo. Mi padre es feliz y lo comparte con nosotros. Mi hermana y mi cuñado siempre velan por mi y los míos como si la vida les fuera en ello. Mis tías siempre fueron y serán algo mas que eso. Y con el resto de la familia, aunque ahora hay mas distancia, siempre quedan los buenos recuerdos de momentos pasados y los buenos deseos de futuro. Y luego están los amigos que no son menos importantes. Los tengo de todo tipo, pero todos confían en mi, y no será porque yo no meta la pata, porque soy experta. Pero me quieren como soy y hasta se fían de dejarme a sus bebes… Los hay hippies, pijos, funcionarios, manitas, forrados, colgados, jóvenes, jubilados, presenciales, virtuales, cercanos, lejanos, del mundo sanitario y de su propio mundo, pero todos ellos me aportan infinidad de cosas que hacen mi vida mejor.

La conclusión de mi balance da superávit. Por lo tanto, igual que en los balances financieros si tienes beneficios toca tributar a la comunidad, en mi balance vital me toca daros las gracias a todos los que hacéis que cada día me sienta importante para vosotros, a los que me ayudáis y a los que os dejáis ayudar.

Y bueno, gracias a mi madre, por todo lo que me enseñó, y por mover sus hilos desde el mas allá.

A TODOS, GRÁCIAS !!!