Mari Carmen Jorquera Castelo

Esta soy yo


Deja un comentario

40. Ya ves! 40!

Y bueno, parece ser que en las cifras redondas de cumpleaños toca hacer balance. Si te has separado demasiado de lo que querías haber hecho, tienes dos opciones. Si el camino es peor coges una crisis de identidad. Si el camino es mejor te toca hacerte creyente o pensar que alguien desde el mas allá esta moviendo sus hilos a tu favor.

La crisis de identidad todos sabemos lo que conlleva. Te ahogas en tu miseria, intentas culpar a los que están a tu alrededor de lo que no has hecho y ya de paso los destrozas haciéndoles notar que son poco para ti. Que no quiere decir que tu lo valores así, pero a fin de cuentas si esperabas tener una vida mejor, pues la conclusión es esa.

Si los sueños que tenias de adolescente eran mas realistas que oníricos, es posible que tu vida este siendo mejor de lo que nunca hubieras soñado. Ese es mi caso. Uno de mis sueños era ser madre de 2 hijos (o hijas) antes de los 30 y lo hice. También quería estudiar una carrera después de ser madre y también lo estoy haciendo (a paso de tortuga, pero lo hago). Quería no deber nunca dinero a nadie y bueno, eso parece que se va a solucionar pronto, porque este año acabaremos de pagar la hipoteca (si no falla nada). Buscar Jorqueras en America como soñaba el yayo Tomás también lo estoy haciendo. Me falta estudiar música, que lo dejo para cuando este jubilada, y poder hacer palomitas dulces a mis nietos cosa que no corre prisa tampoco.

Pero en mi balance hay mucho superávit. El vehiculo de mi vida viene con mas extras de los que venían en el catalogo. Me siento muy querida. Mi marido y mis hijas son mucho mejores de lo que nunca podría haber imaginado; mucho mejores que yo. Mi padre es feliz y lo comparte con nosotros. Mi hermana y mi cuñado siempre velan por mi y los míos como si la vida les fuera en ello. Mis tías siempre fueron y serán algo mas que eso. Y con el resto de la familia, aunque ahora hay mas distancia, siempre quedan los buenos recuerdos de momentos pasados y los buenos deseos de futuro. Y luego están los amigos que no son menos importantes. Los tengo de todo tipo, pero todos confían en mi, y no será porque yo no meta la pata, porque soy experta. Pero me quieren como soy y hasta se fían de dejarme a sus bebes… Los hay hippies, pijos, funcionarios, manitas, forrados, colgados, jóvenes, jubilados, presenciales, virtuales, cercanos, lejanos, del mundo sanitario y de su propio mundo, pero todos ellos me aportan infinidad de cosas que hacen mi vida mejor.

La conclusión de mi balance da superávit. Por lo tanto, igual que en los balances financieros si tienes beneficios toca tributar a la comunidad, en mi balance vital me toca daros las gracias a todos los que hacéis que cada día me sienta importante para vosotros, a los que me ayudáis y a los que os dejáis ayudar.

Y bueno, gracias a mi madre, por todo lo que me enseñó, y por mover sus hilos desde el mas allá.

A TODOS, GRÁCIAS !!!

Anuncios